domingo, febrero 10, 2008

La historia de las palabras verdaderas




Esta historia la escuché en Radio Insurgente, La Voz de los sin Voz… y narra la historia de las palabras, la contaba Antonio, un militante zapatista, a su hijo y a otrollamado Marco, mientras q se escondían de los helicópteros y perros de caza del gobierno mexicano, allá por diciembre de 1994. **



Las palabras abrazan como amigas, como compañeras

Vuela la historia para atrás, hasta llegar la historia de las palabras... los agarró la noche platicando.
Tiene rato q la lluvia y la noche se hermanan...
De pronto el viejo Antonio arrulla el frío con esta historia:

La lengua verdadera nace creación de los dioses primeros, los dioses que nacieron el mundo.

De la primera palabra, del fuego primero, otras palabras verdaderas se fueron formando y de ellas se fueron desgranando, como el maíz en las manos del campesino en otras palabras, tres fueron las palabras primeras: tres mil veces 3 se nacieron otras 3 y de ellas otras, y así se llenó el mundo de palabras.

Una gran piedra fue caminada por los dioses primeros, los q nacieron el mundo... ¡con tanta caminadera encima! la piedra bien lisita q se quedó como un espejo. Contra ese espejo los dioses primeros aventaron las primeras tres palabras.

***

El espejo no regresaba las mismas palabras q recibía sino que devolvía otras 3 veces tres palabras diferentes.
Un rato pasaron así los dioses, aventando palabras al espejo para que salieran más... Hasta q se aburrieron.

Entonces tuvieron un gran pensamiento en su cabeza, y se dieron en su caminadera sobre otra gran piedra... y otro gran espejo se pulieron, y lo pusieron frente al primer espejo. Y aventaron las primeras tres palabras al primer espejo y ese regresó tres veces tres palabras diferentes q se aventaron con la fuerza q traía sobre el segundo espejo y este aventó al primer espejo tres veces tres el número de palabras q recibió. Y así se fueron aventando más y más palabras diferentes los dos espejos. así nació la lengua verdadera, de los espejos nació.

***

Las tres palabras primeras de todas las lenguas son: Democracia, libertad, justicia.

Justicia no es dar castigo, es reponerle a cada cual lo q merece. Y cada cual merece lo q el espejo le devuelve: él mismo.

Él que dio muerte, miseria, explotación, altivez, soberbia, tiene como merecimiento un buen tanto de pena y tristeza para su caminar.
Él que dio trabajo, vida, lucha: el que fue hermano, tiene como merecimiento una lucecita que le ilumine el rostro, el pecho y el andar.

Libertad no es q cada uno haga lo que quiere, es poder escoger cualquier camino que te guste para encontrar el espejo, para caminar la palabra verdadera. Pero cualquier camino que no te haga perder el espejo, que no te lleve a traicionarte a ti mismo, a los tuyos, a los otros.

Democracia es que los pensamientos lleguen a un buen acuerdo.
No que todos piensen igual, sino que todos los pensamientos o la mayoría de los pensamientos, busquen y lleguen a un acuerdo común, que sea bueno para la mayoría, sin eliminar a los que son los menos
. que la palabra del mando obedezca a la palabra de la mayoría, que el bastón de mando tenga palabra colectiva y no una sola voluntad.
Que el espejo refleje todo: caminantes y caminos, y sea así motivo de pensamiento par adentro de uno mismo y para fuera del mundo.


De estas tres palabras vienen todas las palabras… a estas tres se encadenan las vidas y las muertes de los hombres y mujeres verdader@s... Esa es la herencia de los dioses verdaderos; los q nacieron el mundo a los hombres y mujeres verdader@s.





Más q herencia, es una carga pesada, una carga quienes hay que abandonan a mitad del camino y la dejan botada nada más como si cualquier cosa.
Los que abandonan esta herencia rompen su espejo y caminan ciegos por siempre, sin saber nunca más lo q son, de donde vienen o a donde van.

Pero hay quienes la llevan siempre la herencia de las tres palabras primeras. caminan siempre como encorvados por el peso de la espalda, como cuando el maíz, el café o la leña, ponen la mirada en el suelo. Pequeño siempre por tanta carga, viendo siempre para abajo por tanto peso, los hombres y mujeres verdader@s son grandes y miran para arriba.
Con dignidad miran y caminan los hombres y mujeres verdader@s para adelante.

Pero para q la lengua verdadera y los espejos nos se perdieran, los dioses primeros, los q nacieron el mundo dijeron q había q cuidar las tres primeras palabras… los espejos de la lengua podían romperse algún día y entonces las palabras q parieron se romperían y quedaría el mundo sin palabras que hablar o callar, así, antes de morirse para vivir, los dioses primeros entregaron esas tres primeras palabras a los hombres y mujeres de maíz para que las cuidaran. Desde entonces, los hombres y mujeres verdader@s custodian como herencia esas palabras para q no se olviden nunca, ellos las caminan, las luchan, las viven.


*** pueden econtrarla en el CD
de Panteón Rococó "tres veces tres"



-Para no seguir viviendo la larga noche de los 500 años-


1 comentario:

Literófilo dijo...

Terminé de leer este post y me dije: "Wow, tengo que postear a Crisiña" Muy bien dejame releerlo para opinar con más profundidad, por cierto vos como mujer, muchahcha y estudiante posmoderna, subí algo a mi blog, te puede interesar, me gustaría también tu opinión. Te espero, y estás linkeada.